¿Cuál es tu discapacidad?

Seguramente éste título te lleva a revisar en automático a tu cuerpo, como si se tratara de aquel que escudriña en lo más recóndito de su equipaje, esperando no olvidar nada para el viaje…

Pero lamento informarte que esta vez, la pregunta se encamina no precisamente a tu cuerpo sino al motor que lo mueve y que paradójicamente, también lo frena: tu espíritu.

Aclarado este punto, ténsate que ahora descubrirás, posiblemente, algunas de las limitantes que día a día vas edificando y que para nada tienen que ver con las discapacidades que la Organización Mundial de la Salud (OMS) ya se encargó de clasificar.

Posiblemente has visto alguna persona con discapacidad batiendo records deportivos, ejecutando instrumentos musicales de manera increíble, y ante la carencia de alguna extremidad, sustituyendo dicha falta con alguna otra parte de su cuerpo para alcanzar su autonomía. También, puede ser que conozcas casos de personas que vivieron en extrema pobreza y que han logrado ser grandes empresarios y no sólo eso, sino que también han aportado a la evolución humana.

Ahora bien, ¿cuál crees que es la razón por la que una persona con discapacidad y alguien en situación de pobreza alcanzan el triunfo? De entrada, no se trata de un sexto sentido ni del encuentro con el genio maravilloso, sino de la persecución de un sueño que va más allá del miedo, la duda, la incertidumbre.

Se trata de algo más que tratar de entender los millones de “porqués” giratorios a nuestras debilidades o amenazas; es aceptar a toda costa quienes somos. Ya lo dijo Galeano, “una utopía sirve para caminar”.

De acuerdo con la OMS, la discapacidad es la limitante a realizar alguna actividad dentro del margen que se considera normal para un humano. Y si a pesar de ello, hay quienes vencen dicha barrera, entonces, estaríamos hablando que nuestra limitante en nuestro cuerpo espiritual radica en la aceptación, el miedo, la entrega, las heridas, las dudas, la superficialidad, el ego, la sinceridad, el perdón…

Entonces como dijera Cabral, “estás distraído” entre tanta vida que te rodea y tanta eternidad en tus manos.

Si el miedo fuera una de tus discapacidades más grandes, por qué no lo aceptas y descubres que es sólo un mecanismo preventivo, nada más.

Si una de tus discapacidades radica en la aceptación de tu cuerpo, independientemente de la familia, país o sociedad en la que creciste, porque no agradeces que lo tienes y te enteras que es, entre todos los millones de seres humanos y en toda la historia de la humanidad, único e irrepetible.

Y, ¿por qué discriminamos? Nuestra aceptación a veces es tan poca, que el simple hecho de vernos en el lugar de alguna persona que consideramos “diferente” a lo que conocemos como “normal”, hace que en automático nuestra imaginación nos torne aún más frágiles y por ende, nos sea más fácil excluir, rechazar, señalar… obviamente, esto se convierte en una cadena de conductas que no precisamente favorecen a la integración e interacción sana.

Y tú ¿por qué no vas por lo que mereces?

Estoy seguro que muchos triunfos caben en tu cabeza. Sólo, atrévete a ir por ellos, dando un extra a tus esfuerzos máximos. Para referirnos a la discapacidad en cualquiera de sus clasificaciones, no hay “ángeles ni demonios”, capacidades diferentes (todo ser humano las posee), minusválidos (todos valemos igual) y especiales… sólo las hamburguesas.

 

Juan Bernardo Álvarez Plascencia

Licenciado en Ciencias de la Comunicación por el ITESO
Deportista de alto rendimiento, cantautor, conferencista motivacional, locutor y productor musical

Bibliografía
Definición de discapacidad: http://www.definicion.org/discapacidad vi: lunes 08-01-2018)
El libro de los abrazos –Eduardo Galeano
No estás deprimido, estás distraído –Facundo Cabral
Mi espejo está ciego –Bernardo Álvarez
¡Comparte!

3 Comments

Join the discussion and tell us your opinion.

Anónimoreply
febrero 22 at 10:02 PM

Extraordinaria forma de ponernos ante un espejo interior que cuando te das cuenta, te empidera el alma. Gracias.
Si ustedes me permiten lo compartiré. Bendiciones mil

Ofelia Floresreply
febrero 22 at 10:02 PM

Extraordinaria forma de ponernos ante un espejo interior que cuando te das cuenta, te empodera el alma. Gracias.
Si ustedes me permiten lo compartiré. Bendiciones mil

Anónimoreply
febrero 22 at 10:02 PM
– In reply to: Ofelia Flores

Querida Ofelia, gracias por tus comentarios.
Esta plataforme invita a la reflexión y claro que puedes compartir esta entrada y seguir participando.
Saludos!

Leave a reply