El ruido, una responsabilidad compartida.

La Cruzada Contra El Ruido ha logrado en relativamente poco tiempo visibilizar un problema invisible. Nuestro objetivo de poner el tema del ruido, que no suele suscitar interés, en la agenda pública ha sido un reto que se logró gracias a la convergencia de varios factores, entre los cuales, el empeño del líder de la Cruzada, la percepción de mayores niveles de ruido debido al crecimiento urbano, la poderosa visibilidad permitida por las redes sociales donde se creó rápidamente una numerosa comunidad de afectados por la contaminación acústica y una sincronía con un momento propicio para promover un cambio.

Uno de nuestros principales objetivos era modernizar los procedimientos de vigilancia y sanción del ruido a través de la modificación de los mecanismos legales existentes, obsoletos e ineficaces. Así, gracias al Diputado Augusto Valencia y su equipo, promovimos y co-elaboramos la iniciativa de ley para regular el ruido. La iniciativa prosperó y el 23 de agosto de 2018 se promulgó la Ley Antirruido, dando esperanza de fortalecer el estado de derecho a los rehenes del ruido abusivo, revictimizados simbólicamente al ser ignorados por la autoridad, omisa en su función de garante de la ley.

A partir del 19 de mayo de 2019, todos los municipios del Estado de Jalisco tienen la obligación de aplicarla. Nadie está exento de cumplirla; ninguna institución, ningún empresario, ningún vecino.

Si bien ya existe la ley y se está empezando a generar un cambio cultural, empresarial y comunitario, todavía se necesita concientizar más sobre las consecuencias de la exposición al ruido excesivo para que se le otorgue al control del ruido la prioridad que realmente requiere.

Disponemos ahora de un mejor instrumento legal para exigir nuestro derecho al bienestar y a un medio ambiente sano (artículo IV constitucional). ¡Usémoslo! No nos desanimemos ante la indolencia de un funcionario público, sino recordémosle su deber. Recordémosle al policía que se rehúsa a atender nuestro reporte que, según las modificaciones al Reglamento de Policía y Buen Gobierno, tiene la obligación de acudir al domicilio del vecino ruidoso que nos afecta para exigirle que disminuya el nivel de ruido, y que incluso tiene la facultad de proceder a su arresto hasta por 36 horas si se niega a obedecer. No tengamos miedo a exigir nuestros derechos, ni nos acostumbremos al ruido excesivo impune. Cada uno de nosotros es responsable de colaborar para que la Ley Antirruido se convierta en un verdadero éxito, es decir, ir creando una comunidad respetuosa.

Con el propósito de garantizar la debida aplicación de la nueva legislación, la Cruzada permanece como observadora, atenta al desempeño de los actores responsables de hacerla cumplir, y pretende seguir siendo interlocutora en la problemática del ruido en la comunidad. Además, se propone seguir informando y concientizando sobre la cultura auditiva y, para ello, está honrada de beneficiarse del apoyo académico del PAP* Escucha México, cultura auditiva del ITESO, creando una alianza enriquecedora y expandiendo oportunidades de colaboraciones multidisciplinarias.

La Cruzada no debería de tener adversarios, porque promueve una cultura de respeto y legalidad, cuya finalidad es la sana convivencia dentro del marco de un sólido estado de derecho.  Nadie debería de estar en contra de este objetivo superior que nos beneficia a todos en la medida en que es una lucha legítima, en pro de la salud y del bien común sobre los intereses particulares.

Finalmente, quisiera despejar una falacia. La Cruzada no perjudica a los empleos del sector del esparcimiento. Como en cualquier otro rubro, quién infrinja los reglamentos se hace posible acreedor de una sanción. Durante años, dicha sanción no existía para los que generaban ruido excesivo, gracias a un sistema que propiciaba la impunidad. A partir de ahora, las reglas del juego van a ser justas. Por fin. Así que no invirtamos el orden de los sucesos: si se respeta la ley, no hay sanción, ni clausura; por lo tanto no habrá perjuicio para los empleos.

No es el fin de la diversión, sino el inicio de una diversión más consciente.

 

Joëlle Corbel.

Lic. en Psicología, Psicoterapeuta, cofundadora de la Cruzada Contra El Ruido.

Súmate a @CruzadaContraElRuido en Facebook

 

*Proyecto de Aplicación Profesional

¡Comparte!

2 Comments

Join the discussion and tell us your opinion.

Alicia Parrareply
mayo 23, 2019 at 12:59 am

Tengo un bar al lado de mi casa, es imposible descansar los fines de semana. Siempre estoy reportando a Inspección y Vigilancia. NO PASA NADA! !!

Germánreply
mayo 23, 2019 at 7:40 am

Las sociedades han evolucionado en términos de civilidad gracias al activismo de la misma sociedad. Tal es el caso de esta gran mujer que le entró al toro por los cuernos beneficiando a muchos.
Ojalá esta ley se aplique en todos lo municipios del país.
Felicidades Jöelle !!

Reply to Germán Cancelar respuesta