Tecnología para el bien social

Es claro que a medida que avanza el tiempo, nuestro contexto social, y por ende los retos a los que nos enfrentamos, también van evolucionando. Temas como el combate a la pobreza, acciones contra el cambio climático, el acceso a servicios de salud y aseguramiento de justicia y paz mundial, son parte de la agenda diaria de personas e instituciones que buscan romper paradigmas y lograr el bien común.

De la misma forma, también ha habido avances tecnológicos que ahora juegan un papel fundamental al aportar soluciones contundentes y significativas a dichas problemáticas.

De acuerdo con la publicación La revolución digital ante los grandes retos del mundo[1], la tecnología está contribuyendo positivamente a lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible establecidos por la Organización de las Naciones Unidas. Específicamente, por su capacidad de movilización a gran escala, desde las redes sociales hasta las plataformas de participación ciudadana; la reducción de costos de despliegue que permiten una mayor eficiencia de los recursos; así como la promoción de la conciencia pública en la que se ponen en marcha campañas y programas de mejora enfocados en estos temas prioritarios.

Gobiernos, academias y empresas comprometidos con el desarrollo social están aprovechando la innovación tecnológica, incluidas las redes sociales, la inteligencia artificial, el comercio electrónico, el internet de las cosas, entre otras tendencias, para disrumpir la realidad. Y al igual que éstos, las organizaciones de la sociedad civil deberían comenzar su digitalización para incrementar su impacto y alcance.

Según Microsoft Philanthropies[2], las organizaciones de la sociedad civil tendrán que seguir la misma ruta y abrazar la transformación digital para asegurar su pase directo al futuro. Específicamente, destaca que por medio de una estrategia digital éstas lograrán:

  • Prospectar e involucrar a más donantes y voluntarios
  • Fortalecer el apoyo y la participación
  • Capacitar y especializar su staff
  • Aumentar la productividad y la creatividad
  • Optimizar operaciones
  • Acelerar su misión social

Si bien uno de los principales retos que enfrentan empresas y organizaciones al adoptar e incluir tecnología en sus procesos es la aversión al cambio, C Minds y Oxford Insights[3] identifican que éstas pueden facilitar y optimizar las tareas rutinarias que  ocupan una gran cantidad del tiempo laboral de muchas personas, dejando tiempo libre para centrarse en tareas más complejas, de alto nivel, que las máquinas aún no pueden realizar con eficiencia; fomentando así la creatividad, la innovación y la productividad.

El uso de tecnología en el día a día puede facilitar la toma de decisiones basadas en datos; ayudar a investigar y encontrar evidencia de intervenciones que han funcionado previamente; entender patrones y tendencias globales y así predecir y diseñar soluciones a posibles eventualidades.

Como ejemplo, algunas herramientas digitales y su uso para causas sociales son:

  • Servicios como Salesforce o Google Analytics para entender mejor a sujetos de apoyo, por medio de la recolección y análisis de datos, diseñar y ejecutar intervenciones más precisas y con mayor valor agregado.
  • Plataformas como Fondify, Mi Cochinito, Donadora, o servicios como Google Ad Grants, MercadoLibre Solidario, Facebook Social Good, entre otros para recibir donaciones, financiamiento y recaudación de fondos.
  • Redes como Facebook, Instagram, Twitter, Youtube y plataformas como MailChimp, Hootsuite, Buffer para transmitir la visión y compartir resultados por medio de campañas digitales.
  • Plataformas como Trello, Asanna, Jira o Slack para asegurar una planeación estratégica.
  • Plataformas como edX y Coursera para adquirir nuevos conocimientos y habilidades.

Por otro lado, hay casos a nivel global que podrían parecer utópicos, sin embargo resultan ser modelos aspiracionales de organizaciones que se apoyan en la tecnología para proveer soluciones a los retos más apremiantes de la sociedad y el medio ambiente:

  • Microsoft HoloLens utiliza realidad aumentada y realidad virtual para recrear experiencias y casos médicos en alta fidelidad con el fin de brindar capacitación avanzada a cirujanos, personal médico y voluntarios.
  • World Wildlife Fund utiliza drones para identificar daños forestales en tiempo real, tala ilegal y posibles plagas o enfermedades en los árboles.
  • GAVI recientemente lanzó una iniciativa de entrega de reservas de sangre, vacunas y suministros médicos por medio de drones en zonas de Ruanda, en donde el acceso por vías terrestres sería más complicado y tomaría más tiempo.
  • Handicap International comenzó a probar tecnologías de impresión 3D para la fabricación de prótesis en Togo, Madagascar y Siria, países que carecen del desarrollo tecnológico necesario para crear prótesis medidas individualmente.

De acuerdo con el Foro Económico Mundial[4], la tecnología no es lo único que se necesita para abatir problemáticas sociales o medioambientales globales, sino que también se requieren otros aportes igual de importantes como el intercambio de conocimientos, la inversión y financiamiento necesarios y la cooperación multisectorial para acelerar la participación de estas organizaciones en la era digital.

Además de su exitosa inserción en el futuro, la sociedad civil tiene un rol fundamental al asegurar que el desarrollo de dichas tecnologías exponenciales esté basado en los derechos humanos, con enfoques inclusivos y participativos, y que además sean utilizadas de manera ética y responsable, mientras se procura el bien social.

David Bates

Jefe de Programas de Innovación Social en la Secretaría de Innovación, Ciencia y Tecnología de Jalisco.

Co-organizador en TEDxZapopan; miembro del Consejo Consultivo en Traza Social y asesor en Alicia I+D+A.

[1] Buckland, H., Garmilla, A., Murillo, D., Silva, M., (2018). La revolución digital ante los grandes retos del mundo. 100 iniciativas de innovación social digital que están transformando América Latina. Instituto de Innovación Social de la Universidad Ramon Llull y Ernst & Young Fundación España. Disponible en: https://www.esade.edu/researchyearbook/esade-publications

[2] Spelhaug, J., Woodman, L., (2017). The New Imperative of Nonprofit Digital Transformation. Microsoft Corporation & NetHope, Inc. Disponible en: https://www.microsoft.com/en-us/nonprofits

[3] Martinho, E., Miller, H., Nti Asare, I., Petheram, A., Stirling, R., Gómez-Mont, C,. Martínez, C., (2018). Hacia una Estrategia de IA en México: Aprovechando la Revolución de la IA. Embajada Británica en México, Oxford Insights & C Minds. Disponible en: https://www.cminds.co/copy-of-ai

[4] Davis, N., Declercq, A., Magnoni, S., Sangokoya, D., (2019). Civil Society in the Fourth Industrial Revolution: Preparation and Response. World Economic Forum & Pact. Disponible en: http://www3.weforum.org/docs/WEF_Civil_Society_in_the_Fourth_Industrial_Revolution_Response_and_Innovation.pdf

¡Comparte!

1 Comment

Join the discussion and tell us your opinion.

writing paperreply
septiembre 23, 2019 at 11:23 am

The world is developing and we must keep up, technologies make people`s life more convenient and resisting the progress is the thing that I will never understand.

Leave a reply