Día internacional de las Personas con Discapacidad y sus familias.

Desde hace más de 25 años se celebra el día internacional de las Personas con Discapacidad, que busca la concientización social y el fomento de acciones para lograr su inclusión. En esta ocasión quisiera poner énfasis en uno de los pilares de la inclusión: LA FAMILIA.

A lo largo de mi experiencia, y de escuchar cientos de historias en torno a la discapacidad, me doy cuenta que la inclusión no solo abarca a las Personas con Discapacidad sino también a sus familias. Mientras que la inclusión no empiece en el contexto familiar, será muy difícil conseguir el pleno desarrollo de las Personas con Discapacidad.

Desde el primer momento, la familia sobrelleva un cúmulo de situaciones que dificultan el proceso de aceptación e inclusión. Esto repercute desde la falta de entendimiento de la propia discapacidad, debido a la poca información disponible, hasta la presión social, fruto de prejuicios negativos acerca de la discapacidad.

Y precisamente, en este último punto quisiera detenerme. Una de las cosas que más hiere a las familias, son las ideas y prejuicios sociales, manifestados a través de comentarios y actitudes que, como gota constante, calan en el corazón de los padres y apagan sus ánimos de lucha en favor de sus hijos con discapacidad, condenándolos a un aislamiento y a la vivencia de un dolor silencioso.

“¿Qué vas a hacer con eso?”, “¿Qué culpa estás pagando?”, “Tu hijo está enfermito”, “Pobrecito”, “Es la cruz que te tocó”, “Lo llevas a la escuela de los mongolitos”, “¡Hijo, vente, se te va a pegar” …

Éstos, como muchos otros comentarios y actitudes, crean heridas profundas en el corazón de los padres, los limita e incapacita en la tarea de fomentar la inclusión de sus hijos con discapacidad.

El día de hoy te quiero invitar a reflexionar antes de emitir un comentario hacia alguien con discapacidad, sé empático y empieza por preguntarte: ¿Cómo sería para mí, como padre, recibir ese comentario?, ¿Cómo sentiría si alguien actuara con mi hijo como yo actúo con las Personas con Discapacidad?, ¿Qué pasaría si yo tuviese un hijo con discapacidad?

Hoy es un buen día para cambiar nuestras actitudes y comentarios, ser empáticos, solidarios y naturales en el trato. El buen trato es la semilla de la inclusión, que anima a los miembros de una familia a continuar en la lucha.

Dejemos de hacer heridas en el corazón, seamos agentes de inclusión y apoyo para las Personas con Discapacidad y sus familias.

Mtra. Andrea Flores Ruiz

Presidente de Familia Incluyente AC

¡Comparte!

Share your thoughts